La luz nos permite ver, pero debemos cuidarnos de los rayos más dañinos de luz


Durante años nos hemos preocupado por no permitir el paso de la radiación UV a nuestros ojos, esto al saber que produce diferentes alteraciones en nuestra salud ocular.  Ahora, con el estilo de vida que llevamos donde la tecnología complementa nuestras vidas, es necesario protegernos de una porción de la luz conocida como Luz Azul.

La luz azul es la parte del espectro visible de mayor intensidad lumínica por ser luz de alta frecuencia.  La luz azul proviene de manera natural del sol y de manera artificial de los sistemas actuales de iluminación y todos los dispositivos electrónicos como smartphone, tabletas, computadores y televisores.

Algunos de las alteraciones que puede causar  la exposición a la luz azul son:

Riesgo aparición de Degeneración Macular Asociada con la Edad DMAE.

Disminución del desempeño visual

Desórdenes del sueño  e irritabilidad.

Si la necesidad visual cambió, la corrección ahora debe integrar la protección UV con la protección de la luz azul nociva. Para este fin, la industria óptica nos permite protegernos de dos maneras: la primera es con lentes que filtran en la masa del lente; la segunda consiste en filtrar mediante capas AR especiales para limitar el paso de la luz azul nociva a nuestros ojos.

¿Quiénes deberían protegerse de la luz azul?

Pacientes menores de 18 años

Usuarios que pasen  3 horas o más horas frente a dispositivos electrónicos.

Pacientes con antecedentes familiares de Degeneración macular asociada con la edad o en riesgo de desarrollar la enfermedad.

Pacientes operados de catarata.

Todos aquellos que deseen proteger sus ojos para mantener una salud visual y ocular.


433 vistas3 comentarios
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black LinkedIn Icon

© 2018 by Servioptica | Todos los derechos Reservados. | Aviso de Privacidad